Blogia
Ceranda

COMO DECIAMOS AYER

COMO DECIAMOS AYER COMUNICADO ASOCIACION UNIFICADA GUARDIAS CIVILES

Escrito por Enrique Meneses

Bitacora de Enrique Meneses -06/08/05



Volver a casa tras casi un mes de ausencia, del 7 de julio al 5 de agosto, por una rotura de cuello de fémur, es encontrar muchas noticias parecidas unas a otras y los mismos comportamientos y usos de la oposición mayoritaria.. No se sabe si Esperanza Aguirre quiso demostrar la maldad del sistema de las autonomías negando un buldózer a Castilla La Mancha durante los incendios del Alto Tajo o si todas las coordinaciones en la lucha contra incendios tienen que mejorarse y para ello es el gobierno central el que debe articularlas. Tenemos bastantes incendios cada verano como para dar trascendencia al asunto. España no se ha roto en mil pedazos pero se está quemando un verano tras otro.
El que un hombre acuda a pedir ayuda a un Cuartelillo de la Guardia Civil y salga muerto en una ambulancia, creíamos que eran cosas del pasado. ¿Recuerdan aquellos tres jóvenes que fueron de Santander a Pechín (Almería) para asistir a una Primera Comunión del hermano de uno de los tres, un fatídico 10 de Mayo de 1981? Confundidos por la Guardia Civil con un comando etarra, fueron torturados y posteriormente eliminados para borrar cualquier huella de los hechos. Como suele suceder, todo salió a la luz aireado por el PSOE de Felipe Gonzáles. Entonces en la oposición. La UCD se defendió argumentando el reciente asesinato del General Valenzuela y, sobre todo, el golpe del 23-F que se produjo unos meses antes. La Historia se repite y en un mismo rincón de España: Almería.
Al arco parlamentario español va a tener que tomar decisiones muy importantes sobre la Guardia Civil, un cuerpo que goza de la confianza de los españoles y que no puede ni debe verse en entredicho por unos cuantos indeseables esparcidos por cuartelillos de nuestra geografía. Una democracia avanzada, como se supone que es la nuestra, tiene que depurar rápidamente, y con claridad cristalina, los comportamientos ultra de algunos de sus miembros. Ni corporativismo ni obediencia debida.
En Londres se asesinó a un joven electricista brasileño de 27 años, Jean Charles de Menezes (algún lejano familiar de la rama portuguesa de los Meneses como lo era el Conquistador de Ceuta), sencillamente porque levantó sospechas. Nadie ha comprendido cómo, a un individuo de rasgos magrebíes del que se sospecha que lleva una bomba bajo las ropas, se le deja acceder a un autobús primero y a la estación de Metro Stockwell donde se le abate de 8 disparos, siete de los cuales directamente a la cabeza. Dicen los expertos que es a la cabeza a donde hay que disparar para evitar que explote la posible bomba. Pero el hombre estaba ya caído en el suelo cuando le dieron muerte. No se le harán reproches al policía porque cumple las normas de actuación de las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra el terrorismo. Los derechos del individuo no cesan de restringirse en aras de la seguridad colectiva. Se parte de la expresión guerra contra el terrorismo para movilizar ejércitos. No cabe en cabeza con dos dedos de frente que unos uniformados, con estructura jerárquica, se enfrenten con un ejército de sombras que se mueven a su antojo en escenarios que les son bien conocidos y con las complicidades pertinentes. Si lo que pretende el terrorismo islamista es que la forma de vida de nuestras sociedades occidentales se resquebraje y caiga hecha añicos, lo conseguirá si cambiamos libertades por seguridad.
Utilizar al ejército para proteger lugares estratégicos es útil como medio disuasorio y para destinar a otras funciones a los profesionales de la policía, no lo es tanto como operativo. La lucha contra-terrorista consiste en infiltrar los núcleos revolucionarios y permitir el desmantelamiento de importantes sectores de la estructura revolucionaria, además de secar las vías de financiación y dificultando el apoyo del entorno. La legislación que se fue construyendo alrededor de los etarras gracias a la perseverancia y habilidad del juez Baltasar Garzón y al pacto Anti-Terrorista suscrito por el PP sobre ofrecimiento del PSOE. Las redes financieras, las escuelas o “madrasas”, los parentescos entre detenidos y entorno, la vigilancia de lo que dicen los ulemas en las mezquitas, todo ello favorecerá esa lucha, que no guerra entre unas sociedades que dejaron que se pudriese el problema de Palestina e Israel y favorecieron, y siguen haciéndolo, el rencor y amargura que hoy invade millones de jóvenes musulmanes sin futuro mientras negociamos con los sátrapas que ciegan ese futuro pero disponen del petróleo que nos hace tanta falta.
Nota No puedo dejar pasar esta ocasión para agradecer a quienes se han interesado por mi salud y deseado verme regresar a La Bitácora. Que a los 75 años haya pasado por primera vez por un quirófano, no me permite presumir de precoz aunque para los especialistas, estar en casa en vísperas de que se cumpla un mes de mi rotura de cuello de fémur y haya aprendido a valerme de las muletas, incluso caminar con una sola, tiene cierto mérito. Seguramente las obras que agujerean Madrid de punta a punta tardarán más en concluir que yo en reponerme del todo. Para algunos amigos, me sienta bien el Titanio, aunque suene al pasar los controles policiales. De todos modos ¡no confundan Titanio con Titadyne!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres